El caso de Ámbar y una justicia que falla y no llega

El caso de Ámbar y una justicia que falla y no llega

Por Asociación Profesionales Pedro de Valdivia, 8 agosto, 2020

Por Mirta Toledo Somoza. Abogada, Secretaria de la Asociación de Profesionales y Técnicos Pedro de Valdivia de Santiago.

Los acontecimientos vividos en estos días respecto del asesinato de la menor Ámbar Cornejo nos deben mover a reflexionar. Como Asociación de Profesionales y Técnicos Pedro de Valdivia no podemos estar ajenos a los acontecimientos que nos dan cuenta de un sistema que falló nuevamente contra la violencia de género, una violencia que se encuentra ya enraizada en nuestro Chile.

Hoy le tocó el turno a una niña de 16 años, adolescente, llamada Ámbar, poseedora de una naturaleza emotiva, amable, afable, le encantaba la armonía, y su personalidad era de ser una persona de pensamientos concretos, prácticos, no andaba con rodeos ni con medias tintas, es así como era colaboradora y amante de las verdades, le gustaba recibir el mismo trato que da a las personas, ella podría ser nuestra hermana, hija, amiga de nuestros hijos. Pero por un sistema que fallo, hoy no la vamos a poder seguir conociendo.

En lo personal como directiva y funcionarios asociados y padres o madres de familias, creemos que debemos velar por una justicia social, donde no se vulneren los derechos a la vida a las jóvenes chilenas. Una de cada tres es víctima de violencia (agresiones físicas psicológicas o sexuales), por lo que repudiamos profundamente todo acto que vaya en contra de la equidad de género.

Una vez más nos damos cuenta que el sistema penal falla y llega tarde, concediéndole la libertad a un asesino de mujeres y niños, aún sabiendo que para ellos la vida no vale nada. El sistema penal ha fallado nuevamente, llega tarde y además siempre con respuestas insatisfactorias. Hoy todos rasgan vestiduras, el gobierno, las autoridades de diferentes Instituciones que no respondieron por esto, pero que tampoco tomaron las medidas para que no ocurrieran.

Hay que hacer una reflexión profunda en pos de un cambio profundo de actitud. Ayer fue ANTONIA, hace un tiempo atrás NABILA RIFFO, ERIKA HAGGER y hoy ÁMBAR. ¿Cuántas más habrá que lamentar para que esto cambie?

NOS MATAN, NOS VIOLAN.

Hay que cambiar todo, si no, pa’ qué.